La vuelta al cole para fomentar las extraescolares culturales

La vuelta al cole es una cuesta arriba para padres, madres y sus progenitores. Hasta un 18% de los niños de entre 3 y 14 años teme ir a la escuela. Los hijos de padres divorciados son los que más acusan la vuelta al cole.

  • Fomentar la curiosidad de los niños, darles mensajes motivacionales, y hacer un seguimiento de los primeros días de cole, son las claves para que puedan afrontar la vuelta a las aulas.

El verano supone para los más pequeños un cambio de rutinas que afecta a la actitud que puedan tener a la hora de afrontar la vuelta al cole. Las siestas prolongadas o la falta de ellas, las largas horas delante del televisor, levantarse y acostarse tarde, o el cambio en los hábitos alimenticios son algunos de los comportamientos que con el comienzo del nuevo curso acaban de forma tajante en la mayoría de las ocasiones.

¿Cuál es el perfil de los pequeños que son más vulnerables a la vuelta al cole?

Actualmente, hasta un 18% de los niños temen ir a la escuela en las edades comprendidas entre los 3 y los 14 años, de los que en el 1% de los casos, llegan a desarrollar fobia escolar.

Este miedo puede darse a cualquier edad, aunque los picos  más altos están entre los 3 y 4 años de edad y entre los 11 y 12 años, ligado sobre todo al miedo a separarse de los padres, a alguna otra fobia específica, un miedo social o a un trastorno obsesivo.

Expertos aseguran que los niños suelen tener más problemas que las niñas a la hora de adaptarse a los cambios y por lo tanto a asumir la vuelta al cole. “La mayoría de los padres aseguran que les resulta más difícil manejar a los niños que a las niñas.

Esto puede deberse a que en ocasiones y de manera inconsciente, caemos en los estereotipos de género y permitimos o toleramos que los niños sean más agresivos mientras que a las niñas se lo censuramos de manera más tajante”, afirma el Dr. Pablo Alonso García, psicólogo.

La vuelta al cole

Especial atención a los niños de padres divorciados… y a los progenitores

Por otro lado, los doctores aseguran que los hijos de padres divorciados tienden a experimentar más preocupaciones y percibir mayor inestabilidad en sus figuras de referencia, lo que también puede repercutir en su capacidad de adaptación a la vuelta al colegio y al posterior rendimiento académico, ya que el periodo vacacional suele ser un oasis para ellos.

Los padres, indistintamente del estado civil, han de actuar con las mismas consignas, y estos límites y rutinas han de ser extensibles a los abuelos, tutores y cualquier adulto que sea responsable del menor” afirma El Dr. Alonso. “Todos los adultos responsables de la educación del niño deben ponerse de acuerdo y ante la duda consultar con los padres”.

Clases extraescolares solo para fomentar y potenciar áreas culturales y de entretenimiento

El trabajo y el descanso son complementarios y esta idea debe asentarse tanto en niños como en mayores. Fomentar la curiosidad de los más pequeños, transmitirles mensajes positivos y hacer un seguimiento diario de cómo llevan esa nueva etapa es vital para que el proceso de afrontar la vuelta al cole sea más llevadera para los más pequeños.

El inicio del nuevo curso debe ser visto como el comienzo de un ciclo que ha de estimularse con la curiosidad, desarrollo y progreso”, afirma el Dr. Fernando Almansa Pastor, psiquiatra.

La carga de trabajo debe ser progresiva, para que los más pequeños puedan ir alcanzando poco a poco un ritmo alto de trabajo. Las materias lectivas se deben enmarcar de las horas del centro, y complementarlas con deberes. Asimismo, las clases extraescolares únicamente son recomendables para que los pequeños realicen actividades culturales y relacionadas con manifestaciones artísticas como por ejemplo clases de piano, baile o pintura”.

Una vuelta gradual a las rutinas, la clave para padres y niños

Los padres son el espejo en el que muchos niños se miran. Por ello, el comportamiento que los familiares tengan con los más pequeños al inicio curso escolar, es vital para que los más pequeños sepan afrontar los distintos cambios y etapas que se producen.

La disciplina y el cariño, son los pilares en los que debe sustentarse la educación de los más pequeños. Dentro del concepto de disciplina se encuentra el hecho de establecer ciertas rutinas y la enseñanza a adaptarse a los cambios, de tal modo que estos no sean un problema para ellos” afirma el Dr. Pablo Alonso García especialista en psicología.

Los primeros días del curso son un reflejo de cómo puede transcurrir el año lectivo, por lo que es importante que los padres estén pendientes de la actitud y comportamiento de los niños, mediante preguntas para conocer el grado de aceptación y adaptación

¡Qué suerte tienes!, volverás a ver a tus amigos de clase, irás a natación, hay que pensar en tu disfraz de Halloween son algunas expresiones que deben usar los padres para resaltar lo positivo y resaltar cosas que a los niños puedan resultar más agradables”, afirma el psicólogo.

Escrito por:
Dr. Pablo Alonso García, especialista en psicología del centro Carretel
Dr. Fernando Almansa Pastor

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter

Angelini

¿Te gusta?