La feminidad a los 50

Como mujer a los 50 comprendes que la cuenta atrás ha comenzado y que la vida se te hace demasiado breve como para seguir manteniendo inútiles discusiones o luchar contra circunstancias que escapan a tu control. Reseteas y olvidas aquello que en el pasado te dejó herida. Te empoderas e impides que el miedo te paralice. Luchas por lo que realmente anhelas.

A los 50 comprendes que eres la única responsable de tus acciones, que nadie es culpable de lo que te acontece. Sólo tú (bueno, y tus hormonas que juegan en campo contrario…) eres responsable de tu destino, de tu bienestar.

Echas una mirada al pasado y te arrepientes, perdonas, olvidas, aprendes y descubres que lo que diste, regresa, que lo que sembraste crece y que el futuro es el presente. Que es tu momento y has de disfrutarlo.

Para ello descubres que es fundamental sentirte bien en tu propia piel. Que si tú estás bien, lo demás funciona, que debes cuidarte y quererte sin sentirte culpable. Que dedicarte tiempo no es sinónimo de egocentrismo, sino que lo mereces. Debes cuidarte por dentro y por fuera, alimentando no sólo tu cuerpo sino también tu espíritu. Eres responsable de tu salud y bienestar. Debes concederte momentos y seguir los consejos de tu coach en salud (nutricionista, médico estético, ginecólogo…) para poder afrontar y llevar con naturalidad los síntomas propios del declive hormonal y preparar tu cuerpo para la madurez.

Ejercicio físico, trabajo, vida personal… a los 50

El ejercicio físico moderado pero constante es fundamental. Viaja siempre con zapatillas y ropa de entreno. En cualquier hotel, en cualquier ciudad puedes practicas tus rutinas físicas. Come exquisito y selecciona los alimentos más ricos en aportes fundamentales: ácidos grasos esenciales, proteínas de alta calidad, y suprime hidratos de índice glucémico elevado y calorías vacías. De tu alimentación va a depender tu estado físico, el de tu piel y tus hormonas. Pide consejo micronutricional para que tu organismo siga disfrutando de los aportes que fisiológicamente ya no produce, como encimas, vitaminas y neuromediadores que se pierden con la edad. Éste es el secreto de un aspecto juvenil, una alimentación seleccionada y complementada con ayuda de un profesional.

En cuanto a lo profesional, a los 50 demuestras que los logros son fruto del esfuerzo, que tu trayectoria laboral y la experiencia te permiten aconsejar y dirigir con excelencia. Que los problemas deben afrontarse con serenidad y que debes obviar opiniones que lejos de aportar, te impiden avanzar.

En lo personal la vida a los 50 te da la oportunidad de saber cómo y con quién quieres avanzar. Te sientes a gusto en tu propia piel y sabes cuál es tu esencia, sin pretender ser el reflejo de nadie. La feminidad a los 50 te permite crear una consciencia individual, no colectiva. Sólo persigues aquello que aporta, obvias lo que te resta energía y descubres lo que realmente es importante.

La feminidad a los 50Articulo escrito por la Dra. Imma González de CISIG

 

 

 

Si te gustó este artículo lo puedes compartir en tus redes (aunque lo leas unos días después de su fecha de publicación). También si quieres seguir este blog suscríbete a su newsletter.

 

¿Te gusta?